Desde el punto de vista nutricional el peso ideal es aquel que debería tener un individuo para considerarse saludable y desarrollar una vida normal.

Sentirse bien es lo importante
Sentirse bien es lo importante

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se calcula en base a la contextura ósea que se refiere al grosor de los huesos y no tiene nada que ver con ser delgado u obeso.

Por ejemplo, si una mujer mide 1 metro con 63 centímetros  y tiene una complexión es mediana, su peso ideal será de aproximadamente 58 kilos.

Peso ideal: ¿Cómo saber cuál es tu complexión ósea?

Hay tres tipos de contexturas de los huesos que se dividen en pequeña, mediana y grande. Es importante conocer cuál es la nuestra para poder calcular el peso ideal que deberíamos mantener.

Para saber si tenemos los huesos más o menos gruesos no es necesario practicarse exámenes complejos ni acudir a una consulta médica, basta con envolver nuestro dedo pulgar e índice alrededor de la muñeca opuesta, en forma de pulsera, para descifrar el enigma.

Si los dedos se superponen, tu contextura ósea es pequeña; si los dedos apenas se tocan, tus huesos tienen una contextura mediana; y si queda espacio entre los dedos, entonces tienes una complexión grande.

Calcula tu peso ideal

La fórmula del Índice de Masa Corporal (IMC) es la medida apropiada para conocer si tenemos un peso saludable o no. El IMC tiene una tabla que va desde la delgadez extrema hasta la obesidad tipo III.

Para calcular el IMC se divide el peso entre la altura elevada al cuadrado, como se muestra a continuación:

IMC= peso (en kilogramos)/altura al cuadrado (en metros).

Si estamos entre 18 y 24.99, tenemos los niveles adecuados. Si el número es superior, se podría hablar de sobrepeso y por debajo sería desnutrición.

Beneficios de mantener tu peso ideal

Ver un cuerpo perfecto en el espejo no es el objetivo más importante de mantener el peso ideal.

Al tener unos buenos números en tu báscula podrás evitar enfermedades crónicas asociadas con la obesidad como accidentes cardiovasculares, el cáncer, la diabetes y el asesino silencioso número uno en el mundo: el infarto.

Por esta razón es tan importante llevar una vida sana, consumir una dieta balanceada, hacer ejercicios cardiovasculares y tomar las cosas con calma para evitar el estrés, conservar el organismo con vitalidad, tener energía en todo momento y ser realmente felices.

Fuente: http://www.who.int/es/

 

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Dejar respuesta